domingo, 8 de marzo de 2009

Vuelta a Baricco

He encontrado por ahí este diálogo entre Baricco y Claudio Magris:

La civilización de los bárbaros. Una conversación con Alessandro Baricco

Ahí va un llamativo fragmento de Magris:

Claudio Magris: Hay otra mutación en acto, no sólo cultural sino antropológica, genética, biológica, que podrá generar una humanidad radicalmente distinta de la nuestra, dueña de su corporeidad, capaz de orientar a su gusto el propio patrimonio genético y de conectar las neuronas propias a circuitos electrónicos artificiales, portadora de una sensualidad que no tiene nada que ver con la que, más o menos, es todavía la nuestra. Por cierto, pasará mucho tiempo de todos modos antes de que algo así pueda ocurrir. Pero no tendrá sentido preguntarse si este hombre o su clon será verdaderamente “otro” respecto de nosotros, si será horizontal o profundo, así como no tendría sentido preguntárselo respecto de nuestros antepasados simiescos o quizá roedores.

Besos
Ignacio

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre mutantes:

1) Ojos artificiales

2) Oídos articifiales

3) Extremidades artificiales

4) Cerebro artificial

5) Implantes hormonales

6) Y lo último de lo último implantes sexuales (ver acepción 2).

Jose Manuel dijo...

Tenemos un dilema para el próximo jueves: discutimos a Baricco , o discutimos las ideas que discute Baricco.
Por si caemos en lo primero ahí os mando unas reflexiones de cuando acabé el libro
Ahora el sensible y elegante buscador de la belleza inmutable Baricco (Seda) se ha vuelto posmoderno y le han salido branquias (¿Quién sabe si ir a favor de las corriente, ser políticamente correcto, hacer quiebros y guiños como en el texto le proporciona algún beneficio?)
Con aire docto y profesoral (nos tutea como alumnos aventajados y predilectos de un seminario en su casa) pontifica sobre lo bueno y lo malo de las branquias con la pretensión solo de “mostrar” la nuestro ciegos ojos la lógica de los bárbaros.
A veces se le escapan frases como ¿de que sirve haber entendido la novena si uno no va al cine y no sabe lo que son los videojuegos?. Como todo el mundo sabe lo correcto es ir al cine y ver videojuegos (¿Cuáles por favor maestro?)
O
¿Quién les asegura (a los bárbaros) que no van al morir por el camino sin llegar nunca a la meta, victimas de una presunción que es nuestra (sic) no la suya?
Como si la meta fuese necesaria para hacer un camino, como si lo de nuestra o suya respondiese al a realidad general de la sociedad.
Baricco es un tramposo: porque no s verdad que muestre, sino que apuesta y ni siquiera por los bárbaros liberadores, sino por la modernidad (mas bien pos) y sus motores que los producen inevitablemente: la velocidad que impone la nueva empresa, la superficialidad de las relaciones de individuos que por su trayectoria laboral (y no por su gusto) van de un sitio a otro haciendo su itinerario.
Es verdad que esto esta generando cambios sociales profundos (que nos afectan a todos), como la RED, pero el no apuesta por su comprensión (creo que Baricco no entiende) sino por nuestra entrega incondicional a sus fauces. Quizás uno de sus graves errores es entender que los bárbaros son, como si fueran un grupo homogéneo, un intelectual colectivo con pensamiento propio:”los bárbaros han inventado el hombre horizontal”. Eso de la siesta es muy antiguo.
El libro es una sucesión de bellas imágenes: el surf, los viajes por superficie, las teselas encadenadas pero de contenido borrosamente posmoderno
Por cierto la Gran Muralla se empezó a construir en el siglo V antes de Cristo aunque su mayor longitud al alcanzo en el XVII. El epilogo a pesar de los errores interesados con mo el anterior, salva un poco el libro, por lo demás algo irritante.

Chu dijo...

Hola, hola!

Si me preguntas, Jose Manuel, prefiero no hablar de Baricco. Además, ya has dicho bastante para mi gusto. Le he tomado "repelús" y al margen de sus ideas, ha sido por su forma de dirigirse al público que me parece pueril y pedante, considero resta valor al texto.
Prefiero hablar de los bárbaros, de la modernidad y de los antimodernos, de la soledad del individuo, de la esclavitud del siglo XXI, de los avances tecnológicos como internet, móvil, de robocob, la clonación, "los valores", la emigración... Vamos, que estaría dispuesta a hablar del tiempo antes que de este señor.

Leí Seda, y reconozco que me encantó. Una de las cosas que me atrajo del libro, fue el que contase las cosas sin enjuiciarlas, (al menos a mí me pareció así), y ahora hace un juicio "acelerado" de todo.
Por favor, que no me toque el alma.

Chu dijo...

Hola, anónimo.
Lo último "no lo pillo", ¿es una broma? Jajaja !!

Francisco Javier Torres dijo...

Inatius, esta conversación la enlacé yo ya en la entrada de Godzilla, que conste. Interesante es, sin duda, no viene mal refrescarla.
E interesante cuestión, sí, José Manuel,apostillo, una cosa es discutir las formas de Baricco, algo contradictorias, como ya dije, un si pero no desconcertante a veces, y otra muy distinta sus proposiciones. Yo desde luego creo que tiene hallazgos a pesar de todo. Lo del esfuerzo y la profundidad y la lectura que hace de las vanguardias, me descubro ya, me parece bastante acertado. Lo de las secuencias sintéticas (esas porciones sólidas de mundo cuajadas en un único punto), la horizontalidad, etc., también me parece estimulante. Pero bueno, ya matizaremos, al menos eso espero.
En cuanto al alma, hoy no voy a discutir con Chu de eso.
Y tampoco "pillo" yo lo del "pillo", no.