viernes, 13 de febrero de 2009

El Túnel

¡Hola!, pinchad en esta dirección y veréis un vídeo
http://www.youtube.com/watch?v=v5UBfA-UceY

El Túnel - Ernesto Sábato
Fabuloso libro de este escrito Porteño. Dijo el propio Sábato haciendo referencia a los cambios en la personalidad del personaje central de El Túnel: “… Los seres humanos no pueden representar nunca las angustias metafísicas al estado de puras ideas, sino que lo hacen encarnándolas…
Las ideas metafísicas se convierten así en problemas psicológicos, la soledad metafísica se transforma en el aislamiento de un hombre concreto en una ciudad determinada, la desesperación metafísica se transforma en celos, y la novela o relato que estaba destinado a ilustrar aquel problema termina siendo el relato de una pasión y de un crimen”
Por lo tanto podemos decir que el personaje adquiere a lo largo de la novela alguna de las siguientes actitudes o sentimientos: La desesperanza, la incomunicación, la soledad, la obsesión, el amor, los celos, la ira, la paranoia, la muerte, etc.

Un saludo, Chu

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Queridos contertulios:
Desde Barcelona vaya un saludo a todos y especialmente al nuevo doctor, que a ver si nos cuenta de sus éxitos académicos.

Chus, yo no le veo mucha chicha al vídeo. Sí, se ve que el tren va para arriba, para abajo, para arriba, para abajo... y al final para fuera.

Pero, aparte de eso... En todo caso, cuando coja el metro lo tendré en mente a ver si me ayuda a hacer el trayecto.

Besos
Ignacio

Francisco Javier Torres dijo...

En el acelerador de partículas metía yo al cameraman a ver si se le animaban las neuronas. Nos ha jodido. Le sobran a la cinta 8 minutos y 17 segundos. A no ser, todo hay que decirlo, que las estaciones se correspondan con los descansillos de la novela. Y las lucecitas verdes con los cambios de ritmo del texto. Y el ir ahora pa'ca y luego pa'lla con la evolución psicológica del personaje central. Tal vez, no sé.

antonio dijo...

buen hotel , ese del tunel de ocho minutos , para pernoctar si no pasa el tren .

Chu dijo...

¡Pero qué pandilla de intergalácticos! Pues si lo pone bien clarito:
"I-N-D-E-C-I-S-I-O-N-E-S".
Como se nota que andáis por el espacio y allí hay pocos túneles.
Vamos a ver; imaginad que tenéis que tomar una decisión importante. Muy importante. ¡Importantísima! Pero os frena la duda. Esa duda, es la que os impide encontrar la solución, la que os impide ver la salida "del problema".
El túnel, es ese tiempo que pasa mientras nos decidimos a tomar una decisión.
En realidad, lo he colgado en el blog, porque "iba a juego" con el título del libro que nos ocupa, y además porque lo ha hecho un amigo mío, (que tiene muy bien puestas las neuronas).
Bueno, encantada de volver a estar conversando con vosotros, ahora me voy a navegar por el ciberespacio, que también tiene sus peligros. Aunque no hay túneles, existen oscuros agujeros negros. No sé yo, qué será peor.

Besos múltiples, Chu.

Francisco Javier Torres dijo...

Muy bien, pero qué decisión y qué problema y qué salida. A mí, lo confieso, me ha dejado atónito. Indecisiones del trenecito en todo caso, y ya es mucho. Y para algo a juego con el título del libro, ya te digo, con los doce segundos de gracia que le concedo al películo va que se mata. Vamos, Chu, no insistas, que lo vas a poner peor (je, je).