martes, 23 de noviembre de 2010

La costumbre de morir

¿Qué os parece, chicos, que nos veamos el próximo jueves 2 de diciembre para comentar largo y tendido (más tendido que largo) este textículo del ínclito y paronomásico Raúl Guerra Garrido propuesto por nuestro querido amigo Antonio (que dios tenga en su gloria)? ¿Y os convendrían entre tanto parloteo unas lonchitas de jamón bueno y un quesito de oveja bien curado? ¿Y unas croquetitas de la pringá del puchero de la semana pasá? ¿Y una buena carne de solomillo de puerco criado en libertad a la reducción del oporto aromatizada con hierbas silvestres de la sierra del Calamorro y patatitas en tiritas finas ligeramente doradas en zumo de aceituna obtenido de los mejores frutos de árboles milenarios? ¿Eh, os apetecería? La despensa de la abuela es el sitio que andabais buscando para ello, no os quepa duda. Un lugar lleno de encanto y sofisticación, con una decoración simple pero de gran personalidad donde encontrar el solaz y el sosiego que tanto andabais buscando y con un personal dispuesto a satisfacer todos vuestros deseos (todos, insistimos, precio a convenir). Oferta especial, niños gratis. (Tengo un soplo, hay un zulo inencontrable ahí que tal vez nos venga bien.)

1 comentario:

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.