martes, 20 de enero de 2009

Algo sobre Palahniuk


Queridos compañeros:
Parece que nadie se anima a descubrirnos algo sobre las miserias de Palahniuk y Rant. Y como Antonio creo recordar que no suele entrar en Internet, pues tenemos el blog abandonado. Curioseando por ahí he encontrado algunas ideas para ir reflexionando:

1) Este blog comenta la relación entre Ballard y Rant, que supongo que deberíamos comentar. También habla sobre la calidad (o falta de ella) de la traducción.

2) Este otro habla sobre la pasión del autor por las tripas. No os perdáis (eso sí, con el estómago vacío) este relato.

3) Y si tienes el estómago llego, pues aquí hay un juego virtual inspirado en la novela. En realidad, como diría el del primer blog, recuerda a Ballard. Y a mí me recuerda al juego de coches de la X-Box de mi hijo, ¡¡¡las reglas son las mismas!!! Si alguien juega a ver si logra entrar en el ranking. Dorotea, anímate que a lo mejor es tu juego ;-)

Venga, a ver si animamos esto. A ver si alguien que esté disfrutando con el libro (pregunta provocativa: ¿a alguien le gusta?) nos da pistas. Y ya puestos, ¿a nadie le da rabia Palahniuk?

Besos
Ignacio

8 comentarios:

Mercedes dijo...

Encontré esto, por si cuela (qué mal me llevo con los libros que proponéis. A ver si, por lo menos con "el tunel" que lo propuse yo, me implico algo.
Aquí va esa crítica anónima:

"Es una crítica al libro. A ver qué opináis. No encuentro la firma del autor por ningún sitio, así es que, si viene "chillando" la añadimos y ya está.

"Vale, lo he vuelto a hacer. No puedo pasar sin leer al maldito Palahniuk, y hace unas semanas la Fnac lanzó sus malvados tentaculos pastafaristas y me obligó a comprar la última novela del chacho este de Oregon. Estoy hablando de Rant, su ultima novela hasta el momento (que yo sepa), y por lo menos la ultima que ha sido traducida de él en España.

En general, sigo manteniendo mi opinión sobre el autor, porque cada dos o tres libros tiene uno genial (siendo el resto entretenidos o simplemente "Buenos" que ya es mucho decir). En este caso estaríamos ante un buen libro, que no llega a la genialidad de Fantasmas, Asfixia, El Club de la Lucha o Superviviente...

Sin llegar a contar nada del argumento (que no se cuente en la solapa), se puede decir que este libro habla de la vida de un asesino, desde su infancia hasta su vida adulta, de manera que se realiza a modo de documental sobre la vida de alguien, tomando pequeños fragmentos de declaraciones de los personajes que rodearon la vida del personaje en cuestión, todo ello aderezado con sesudas exposiciones de expertos sobre los distintos temas que se tratan (plagas, enfermedades venereas, venenos, historia, sociologia... ya sabeis como es Palahniuk). En resumen, nos encontramos con una pieza más del universo del autor (hace referencia a los Clubes de Lucha en el libro), pero que no logra hacerse un puesto dentro de los mejores libros escritos por él. En dos palabras: Uno más.

Si no habeis leido nada de Palahniuk, no os recomiendo empezar por este, sino por Asfixia (también comentado aquí). Si quereis leer comentarios sobre el resto de sus libros, a continuación os pongo los enlaces a los post que he hecho sobre los libros que he ido leyendo:

-Asfixia
-Superviviente
-El Club de la Lucha
-Fantasmas
-Error Humano
-Nana

Francisco Javier Torres dijo...

Yo llevo leído demasiado poco todavía para emitir un juicio medianamente fundado. Lo que sí puedo decir es que a la cuarta página ya me había partido de risa dos veces, con la escena del avión y con la de la la mesa con los abuelos. También me pregunto si mantendrá ese escalofriante ritmo vitriólico y desaforado a todo lo largo de la obra. Y rabia no, de momento, ya digo, sólo estupor, eso sí, por la desenfrenada y desbordante mala leche con la que se plantea la obra, por su desbordante ingenio absolutamente incorrecto, como su autor, que tiene migas. ¿En qué sentido lo dices? Aunque no es original, el recurso de contar la historia fragmentada a través de testimonios de terceros (bid. Los asesinatos de la calle Morgue, by example, de Poe, al que deberíamos hacer hoy mismo, chicos, y bien se la merece, una visita, pues se cumplen, precisamente, 200 años de su nacimiento) resulta, desde luego, de gran eficacia. Y Ballard sale, en efecto, a relucir en los comentarios que he podido ver yo también por ahí. Como una copia regular. Pero ya veremos, me interesa esto. Y de hecho, tenía yo varios enlaces preparados para animar el blog, querido Ignacio, sí, que está muy silencioso. Lo haré más adelante. El relato al que enlazas lo tenía localizado, según dicen más de uno hubo que vomitó en una lectura pública que de él hizo. No es para tanto, yo creo.
Y, chica, Mercedes, cómo que te llevas mal con los libros, no puede ser, no puede ser ¿eh? Bueno, bienvenida la aportación, of course. Ya se irá animando esto, ya.

Chu dijo...

No he leído a Ballard, ni tampoco antes nada de Palahniuk, lo que ha hecho de este libro una auténtica sorpresa. Doble sorpresa, diría yo. Primero por el mismo libro, que me resulta efervescente, rompedor, descarado y sobre todo: ácido. Segundo, sorprendida de mí misma, de que su lectura me haya gustado tanto.
Yo no podría vivir en Middleton, (me da miedo la fuerza del viento y los perros agresivos y la estrechez de horizonte), ni me dejaría picar por un bicho, ni chocaría mi coche contra el de otro en lo que podría parecer un simple juego. En esta ocasión, no me he visto reflejada en algún momento en alguno de sus personajes, (como generalmente me ocurre cuando leo un libro). Ajenos a mí y a mi entorno, desde el principio al fin de su lectura, he sido siempre una mera espectadora. Pero una espectadora fascinada; más que entretenida, absorbida, lo que se dice: “totalmente enganchada”, disfrutando incluso con los momentos más desagradables y repugnantes, aunque en algún momento haya tenido que saltar del asiento o reprimir alguna arcada.

En cuanto a esos jóvenes y sus “choquejuergas”, recordar las carreras que se celebran en la carretera de Marbella a San Pedro, (generalmente por conductores ingleses), o los viajes relámpago de fin semana que realizan los jóvenes desde el extranjero hasta Las Baleares o a otros puntos de España para beber intensamente la noche, o la que años atrás ocurrían en Los Montes de Málaga con simples Vespinos y después de cargarse de vino dulce. No me parece tan extraordinario el tema, aunque sí la visión de una sociedad compuesta por una doble vida: “noche y día” y esa frontera que separa a los unos de los otros.
En este caso excusada por una enfermedad, (que también sería discutible), pero que podría ser por cualquier cosa e incluso sin justificación ninguna, dependiendo de quien/es maneje/n el poder en ese momento.

Creo que sobre este libro, vamos a tener una tertulia densa. La indiferencia desde luego, no la veo.

Un beso, Chu

Dorotea dijo...

Voy leyendo a contrapelo (por lo de vello erizado y probablemente me ahorre una permanente). La estructura me parece de mucho oficio porque es como una manta de 'patchwork' que finalmente es una manta que abriga igual que un trozo de tejido entero. Lo que abriga, quiero decir, cuenta... podría ser la solución al misterio de asuntos de máxima crueldad, actos incomprensibles, asesinatos, ácido vertido en la cara de alquien que ya no te adora, masacres como Columbine; definitivamente, la lista es demasiado larga. Pero tampoco funciona como explicación porque ese tal Rant destaca desde la cuna como ser estrambótico, extraño, fuera de lo normal, y los que ametrallan a compañeros de clase y maestros son descritos por sus conocidos como 'chicos buenos, normales'. Resumiendo, Rant me vale (todavía, que voy por la página ciento y algo) como ejercicio literario de estilo novedoso; me parece lleno de detalles repelentes, repetitivos (ya que lo cuentan siempre varias voces). Voy a robarle un adjetivo a Chus: 'ácido' y corrosivo. Cuando me quejé de "No es país para viejos" no sabía lo que me esperaba de la mano de Palahniuk.

Efectivos del asteroide dijo...

My highest score: 20790. Is there anybody with more points? I don't believe it, sure.
Paco

Chu dijo...

¿Me lo repites, po favó? Y a ser posible en catalán, a ver si me entero. Jajaja

Mercedes dijo...

Chú, cuando te mande el texto en catalán no me lo traduzcas, que a mí el catalán me gusta tal cual, sin traducir.
De todas formas, yo creo que lo que dice Paco es algo así como que se está rifando un tanque...

Efectivos del asteroide dijo...

Que zi arguien a echo maz points en er bideouego, que lo diga, joeeer.