miércoles, 3 de diciembre de 2008

Este libro de Flaubert es "una épica de la necedad", con bastante de absurdo, y por supuesto una parodia (contra estilo) de su novela patética sentimental y su elevada heroína Madame Bovary, tan bella, virtuosa, inteligente, de buena familia, etc., que se debate entre la pasión y los sentimientos y los valores sociales dominantes de autoridad. Habrá que saber leer qué clase de antipatetismo nos muestra Flaubert a través de estos dos personajes, representantes máximos de la estupidez humana. Pues, mientras en Madame Bovary, Flaubert contaba con un lenguaje o estilo literario previo y establecido sobre el héroe patético y sentimental, en Bouvard y Pècuchet lo tiene que inventar, al igual que a sus dos antihéroes y sus nuevos antivalores. Por tanto, para empezar: nuevo estilo no literario, y nuevos héroes sin valores. Un nuevo camino que está más cerca de la ironía y el humor que de lo patético: dos modernos donquijotes en el nuevo mundo de la ciencia y la industria en una ciudad tan provinciana como la de la Bovary. Mis comentarios irán en la línea de intentar descubrir y observar donde se hallan y materializan las claves de este estilo irónico y cuáles son los antivalores así como los procedimientos narrativos que utiliza. Seguiremos in formando. (Emilio)

19 comentarios:

Francisco Javier Torres dijo...

No veo muy bien lo del nuevo estilo literario que afirmas crea Flaubert ex nihilo en esta obra. Sobre todo cuando pienso en Cervantes (cervantino hasta la médula era el franchute, por cierto) o en Rabelais. Precisamente a éste último lo citaba yo en mi entrada con la idea de que tú tendrías algo que decir al respecto, sobre lo hiperbólico grotesco, se me ocurre, de la creación del jardín, pongo por caso, pero hay más ejemplos. Desde luego, sí es muy interesante tratar de ver esos mecanismos que Flaubert utiliza para crear el ambiente absolutamente paródico que envuelve la obra. Dos modernos donquijotes, sí, pero ¿quien es Sancho y quién don Quijote? ¿los dos son Sancho, ambos son quijotes?

Jose Manuel dijo...

De acuerdo con que la novela es un épica de la necedad, lo que no tengo claro es que B y P sean los máximos representantes de la estupidez humana. Si la novela fuese simplemente la historia de dos tontos, podríamos disfrutar o sufrir con sus aventuras, pero nada mas . Pero me parece que trata mas de la estupidez de los "científicos y su ciencia " que la de sus apasionados lectores. Borges como incansable lector y erudito, también piensa que B y P son estúpidos (vanitas vanitatis). Es probable que Flaubert al comienzo de la novela también. Pero los personajes adquieren vida propia, tanto que en la página 274 F dice "entonces, en el espíritu de los dos se desarolló una facultad lamentable: la de ver la necedad y no tolelarla". No es una facultad de estúpidos, parece.
¿Quijotes o Sanchos? algo en común con ellos: la pasión por la idea hasta el extremo del sacrificio (el mundo 3 de Popper), pasión es vida, es una pasión inocente (en el peor sentido de la palabra), es una pasión que busca guía. Quizás por eso son simpáticos, ¿quien no se ha visto ridículo en algún momento de su vida metiendo la pata hasta el corvejón por algo que cree?

Ignacio dijo...

Bueno, se han dicho aquí ya muchas ideas interesantísimas sobre el libro. Intentaré aportar una reflexión propia, más una pregunta que una respuesta.

¿En qué se diferencia la estupidez de ByP de la de Don Quijote?

Tal vez podríamos analizarlos a dos niveles (eso de estructura profunda y superficial?) En la superficie: ¿en qué se diferencian las secuencias de acciones de unos y otros? En el fondo, ¿en qué se diferencian las motivaciones, creencias que les llevan a actuar de esa manera?

Tal vez ahí encontremos una explicación (pero hay más, seguro) a por qué se crea una diferente relación entre personaje y lector.

ByP: A veces pienso que iría a tomar una copa con ellos, pero a la que lo pienso mejor me digo, "uf, mejor los evito" que me van a dar la paliza.

Con Don Quijote, siempre me gustaría tomar esa copa, y sobretodo me gustaría escucharle!

Un abrazo
Ignacio

Francisco Javier Torres dijo...

José Manuel, ahí le has dao. Esa misma idea tengo yo anotada en mis apuntes. En efecto, yo creo que los verdaderamente necios no son ni Bouvard ni Pecuchet. Yo los veo más como unos infelices incapaces de discernimiento alguno. Los para mí verdaderamente necios son el cura párroco (vid. cap.IX), el médico (vid. cap.III), entre otros que supongo aparecerán a lo largo del libro (el sr. Petit que ya nombraste, etc.),con estos estúpidos sí que se troncha uno. ¡Ah, y no perdamos de vista a la asistenta Germaine! Por otro lado, coincido también contigo, Ignacio, en la apreciación que haces sobre si toleraríamos más la compañía de unos o de otros, de ByP o de QyS. Tal vez la clave esté en la disputa atemporal sobre razón y sentimiento, razón y fe, etc. Pero no sé, ya digo. Y a todo esto, por lo de decir que digo, ¿qué dicen las chicas? (je, je)

J. A. Montano dijo...

Una "épica de la necedad"! Seguro que lo bordáis, chatos! Con perdón!

(Entro porque Paco me ha invitado a que me orine en vuestra alfombra; que yo soy de natural educado...)

J. A. Montano dijo...

"Sobre todo cuando pienso en Cervantes o en Rabelais", dice Paco. Pero hombre, que yo te conozco! Que tú no has pensado en Cervantes ni en Rabelais en la vida! Como mucho, en Vázquez Figueroa, y ya vas bien servido...

Francisco Javier Torres dijo...

Chicos (y chicas), ni caso al botarate de Montano, ni caso he dicho ¿eh?. Nosotros a lo nuestro, a Cervantes y a Rabelais (bueno y un poquito a Vázquez Figueroa de vez en cuando, sí, ejem, lo admito). ¡Habrase visto semejante bichejo infecto! Fuera de este lar de sabiduría, mamarracho. ¿Dónde nos habíamos quedado? Ah, sí...

Mercedes dijo...

Huy, huy, huy... Qué pasa aquí. A que saco la escoba y me lío a escobazos, jajjajaj

J. A. Montano dijo...

Le propongo al Grupo que expulse al Sr. Torres, por no saber guardar las formas. De un Grupo de Lectura se espera educación y formalidad, no el estilo pendenciero que luce el Sr. Torres. Someto, pues, a la concurrencia a referéndum:

¿DEBE SER EXPULSADO EL SR. TORRES?
A.- Sí.
B.- No.

Yo doy ya mi voto: SÍ.

Mercedes dijo...

Pues yo voto NO
Y que conste que además de que mi voto vale doble, tengo el rodillo en la mano.
¡Vayase, señor "Cuesta"! Vayaseeeeee.

Francisco Javier Torres dijo...

Bueno, bien, de acuerdo, admito el tono inadecuado (pero merecido en cualquier caso, sr. Montano, por sus veladas inducciones a la molicie intelectual, vamos, hombre). Lo hago, sí, lo suavizo, pero a cambio de que nos ilumine con uno de sus juicios inapelables, esos sentenciosos que sé que va dejando por ahí, ya que le conozco bien, de tal manera que podamos salir del gallinero al que nos vemos abocados. De otro modo el expulsado será usted, señor mío. Decida, pues. Por lo demás, no os preocupéis, compañeros, esto lo arreglo yo (je, je).

J. A. Montano dijo...

Te propongo, Paco, una solución de consenso. Yo retiro mi referéndum (en el que, pese a las amenazas de Mercedes, hubiese salido un NO descaradísimo), a cambio de que me nombres Árbitro de este blog. Yo seré, en efecto, el árbitro. Aquel que no participará en los debates, pero que dirimirá las cuestiones conflictivas con su (¡incuestionable y contrastado!) voto de calidad...

Francisco Javier Torres dijo...

No estoy yo facultado para designar funciones, amigo Montano, pues no es esto un saloncito particular. Intervenga usted cuanto le plazca, sí, pero piense al hacerlo que cualquiera del grupo puede (y debe) recriminarlo cuando, como ahora, lo aparte de sus intenciones y enrarezca con ello el ambiente de trabajo. Y ahora, con el debido respeto, debo seguir esperando su aportación, que no dudo, dicho sea de paso, será de interés para todos.

Mercedes dijo...

Mu requetebiendicho, jefe.
Sigo limpiando la "ofi" que se pone de "polvo y mugre..." hasta el techo.

J. A. Montano dijo...

Te tomo la palabra, Paco. En fin, ahí va mi aportación (saquen sus cuadernos y tomen nota! esto va a misa!):

ByP es una obra mú güena. Tela de güena. La mar de güena... Una obra cumbre.

Y añadiré algo: la sobrevuela un tercer idiota, además de ByP, que yo creo que los supera a ambos. Flaubert!

Mercedes dijo...

Jajajajajja. Ok. Lo fichamos ¿eh, jefe? Me gusta esa explicación tan "curturá" que acaba de aportar al texto. Sin duda el chico vale. Po, ezo es, que no...

Francisco Javier Torres dijo...

Mú bien dicho, sí señor, ya sabía yo que después de todo podía confiar en usted. No me ha decepcionado, no. Y ahora a seguir pensando, matizando, su aportación ¿vale, sr. Montano?

Ignacio dijo...

Puff, esto está cada vez más negro.

Primero eran necios ByP. Luego se sumaron los "científicos" (Jose Manuel dixit), luego el párroco y demás personajes (Paco), ahora se añade el escritor (Montano).

Me da que falta alguien. Ah! claro, faltamos nosotros, los lectores ;-)

Un saludo
Ignacio

Chu dijo...

Pero, ¿qué ha pasado aquí? No se os puede dejar solos... ¡tres días y la que habéis montado!
Bueno, bueno... A ver si por fín me leo el libro y puedo decir algo yo también. Mercedes, por favor, deja ya la escoba que quedamos en mal lugar. Coge la pluma y ataca con ella, seguro que asustas más y los metes en vereda, que estos chicos están revueltos.
Un beso a todos, encantada de estar de vuelta al asteroide.